Como una semilla

“Ellos trataron de enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas.”

-proverbio mexicano

IMG_2257

20 “Ustedes se propusieron hacerme mal, pero Dios dispuso todo para bien. Él me puso en este cargo para que yo pudiera salvar la vida de muchas personas.” Génesis 50:20  (NTV)

Los supervivientes del adulterio tienen mucho enfrentar y muchas veces se siente como si la baraja de cartas se vaya a caer, que estés siendo enterrado vivo o encendido por fuego. La semilla que tienes, a pesar del tamaño, es muy importante. La parte importante no es el tamaño pero lo que puede salir de la semilla. 20 “Ustedes no tienen la fe suficiente” les dijo Jesús. “Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible.” Mateo 17:20 (NTV)

El camino de curarnos y seguir adelante después del adulterio nos pone por fuego. Claro que no es un camino divertido ni agradable. El fuego es destructivo. Pero también hay varias veces cuando el fuego es lo clave de renacimiento y crecimiento.

“”El fuego es el mecanismo por regenerarse el bosque,” dice Hall. El fuego se consume lo muerto, la vegetación  descompuesto en el suelo del bosque, de esa manera haciendo espacio para crecimiento nuevo. Algunas especias, como el pino, aún se necesita el fuego para echar las semillas. El pino se produce una resina especial en las piñas que es muy durable. Las piñas son inactivos hasta un fuego se derrite la resina. Con el calor del fuego las piñas se abren y las semillas se echan” (sección traducido por este artículo).

Ser una semilla. No importa tan pequeño que es, cosas grandes y maravillosas se pueden suceder. El fuego se pasará dejando un camino para crecer e empezar de nuevo.